Vidente de nacimiento

Es difícil saber qué mecanismos mentales se mueven dentro de una persona para ser capaz de, con el paso del tiempo, desarrollar una cualidad que tiene innata, y poder acceder a los acontecimientos venideros en la vida de una persona.

Es complicado y, quizás, la vía más acertada para ello es poder contactar con una persona que sea vidente de nacimiento, que pueda ver más allá del momento presente, verbalizarlo y prevenirnos de todo lo que está por llegar.

No es tarea imposible, hay personas que tienen esa cualidad, la de vidente natural, como las que ponemos a su disposición, que no le fallarán y tiene mucha experiencia ayudando a personas con todo tipo de inquietudes y problemas, ellas sabrán resolvértelo todo.

El ser humano que es clarividente tiene un poder natural de nacimiento, es capaz de ver todo lo que va a suceder en el futuro de otras personas, de todo aquel que tiene contacto con él y se lo pide. Es algo incontrolable que, sin embargo, precisa de una preparación y una concentración si se quiere ser lo más exacto posible.

Los servicios de videncia suelen estar muy solicitados, sobre todo aquellos que tiene a personas dedicadas a estas labores que, en verdad, son buenos en su trabajo y van con el rigor y la seriedad por delante.

El don de la videncia no es sencillo de llevar, afecta desde el momento del nacimiento y es muy turbador para la mente del niño/niña que lo padece por que no logra entender el alcance de todo lo que sucede. De esta forma nos encontramos que a las visiones iniciales, interpretadas como imaginaciones le siguen mensaje y hechos que se cumplen y que llaman mucho la atención.

Si el fenómeno no es negado y apartado por quién lo sufre se pude avanzar y desarrollar aún más pudiendo lograr controlar gran parte del mismo y darle un uso a ello por qué ha nacido con un don bello y muy útil para los demás.

En ocasiones el vidente real puede apoyarse de las cartas del tarot pues son un medio muy bueno para servir de hilo conductor en una predicción o “desatascar” a la persona con ese don pues cada ilustración pueden dar la pista, inigualable, de donde puede estar el conflicto, el momento bueno o la solución a lo que le sucede a un consultante.

El tarotista no podría ser jamás un vidente pero el vidente si puede ser tarotista pues este puede aprender, con paciencia y años de experiencia, ese noble arte adivinatorio. El primero no puede aprender a serlo pues es un don especial de nacimiento la videncia y, por tanto, o se goza de él o no, pero no se puede ni aprender ni comprar.

El vidente fiable

El don de la clarividencia no suele ser desarrollado por todos lo que lo tienen, las personas nacemos sin él en su mayoría y, por tanto, el futuro es opaco para todos.

El vidente fiable será aquel que está dotado por ello pero también es el que cuenta sus predicciones a otras personas por acierto, eso hace que tenga muchas recomendaciones y que no pocos sean los que otorgan la confianza a personas que saben que no les van a fallar.

La videncia real es calificada como tan cuando sólo llamando por teléfono te atiende personalmente y comienza un camino por tu vida que no dejará de sorprendente. El que es bueno de verdad te dirá partes de tu pasado que sólo sabes tú.

Seguirá con el presente y todo lo que te atenaza para no tener la vida que deseas.

Estas dos últimas deben ser argumento sobrado para que se confíe totalmente en quién nos pretende ayudar diciéndonos todo aquello que puede influir en nuestra vida de forma positiva o negativa.

Algunos profesionales tienen más de 18 años de experiencia atendiendo a todo tipo de consultantes con todo tipo de problemas. Por ello los servicios de videntes que se precian de serlo y preocuparse por otros seres humanos son los que te dirán la verdad, sea cual sea, aunque duela.

Vidente real sin gabinete

En esta “Era de la Comunicación” son muchas las opciones que tenemos para poder saber qué futuro nos depara la vida allá donde todo está escrito.

Pero el vidente real sin gabinete es el que debemos siempre de buscar para garantizarnos el buen pronóstico de nuestro devenir. Esto debe ser así porque no siempre -casi nunca- aquellos que son los más aclamados publicitariamente son los mejores, sólo indica que son los que más marketing tienen alrededor, otros son bastante mejores pero pasan más inadvertidos.

Esos son los buenos, los que debemos buscar, los que puede que tengan mucho que decirnos de nuestra vida y no lo sepamos. Por todo ello son los buenos que hay que tener al lado y alejarnos de todo lo que son gabinetes.

Son empresas dedicadas a todo lo que es la adivinación y el futuro no destacando precisamente por la honestidad que guarda hacia aquellos que llaman creyendo que se les va a ayudar. Se ha de desterrar de llamarlos pues engañan a los consultantes.

Es debido a que son salas donde están todos los trabajadores dedicados a estos temas y en muchos casos son contratados tras un cursillo de pocas horas en un fin de semana de los que se creen que tienen ciertas cualidades, pero eso no es así pues la videncia no es como el tarot: no se pueden aprender.

De ahí pasan a una sala donde están todos reunidos y por el nivel de ruido, por la presión (llamadas en cola entrando sin cesar), sin tiempos de descanso, con poco tiempo para nada y donde el nivel de concentración que se tiene es mínimo con lo que no se puede resolver bien las dudas que plantean las personas que llaman si es que dan con alguien bueno y con ese don real dentro del mismo.

Siempre tenemos que optar por aquellas personas que nos llegan de forma independiente, con libertad de trabajar para aquellos que llaman y que piden la consulta y darle lo mejor de sí. Es lo que hacen las personas que les recomendamos y que siempre serán honestas y fiables, certezas y precisas con usted.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now Button